miércoles, 19 de septiembre de 2012

Fuerzas destructivas


En tan sólo cuatro días la ciudad de Buenos Aires pasó de ser “La capital mundial del amor”  a convertirse en “La capital del odio”. Si bien es cierto que hubo manifestaciones (Cacerolazos) en otros puntos del país, el epicentro estuvo aquí, en donde se encuentra la casa de gobierno y hacia donde iban dirigidas todas las muestras de violencia: Expresiones destituyentes, misoginia, racismo, desprecio por el ascenso social de los que menos tienen,  insultos hacia la presidenta e incluso el deseo de su muerte.

La psicología define el odio como un sentimiento "profundo y duradero, intensa expresión de animosidad, ira y hostilidad hacia una persona, grupo u objeto” Debido a que se cree que el odio es de larga duración, muchos psicólogos consideran que es más una actitud o disposición que un estado emocional temporal.  El odio siempre está dirigido hacia alguien que se considera importante y que moviliza al individuo. En este sentido, lo contrario al amor sería la indiferencia y no el odio.

Esta poderosa fuerza destructiva me llevó a pensar en aquel viejo libro escrito por Robert Louis Stevenson en 1893, “Dr. Jekyll y mister Hyde”. Todos conocen la historia y Stevenson lo dice muy bien en la parte final del libro, precisamente en La declaración completa de Henry Jekyll.
“He observado que, cuando adquiría la forma de Edward Hyde, nadie podía acercarse a mí por primera vez sin sentir un carnal y físico recelo. Esto, según me parece, se debe a que todos los seres humanos con quienes tropezamos son un compuesto del bien y del mal, y sólo Edward Hyde, en las filas de la humanidad, era el mal puro”.
                                                                                                                                         Simón Guevara

3 comentarios:

Sofi Prado dijo...

Coincido totalmente. Es verdad, lo que se veía parecia ser odio, nada mas y con eso no podés construír nada.
Sofi

Anónimo dijo...

La idea directriz de esta manifestación es el egoísmo,el cual constituye la base de todos los problemas. Gail Smith. Washington DC (citando a Simón Guevara)

Ron Damon dijo...

Ahora si decían que no se podía salir del país, cómo salieron los que fueron a ver a Maravilla Martinez a las Vegas?